Cuidadores de personas dependientes

Las cuidadoras de personas en situación de dependencia y la sobrecarga que conlleva cuidar

El cuidado y la atención a una persona en situación de dependencia suele iniciarse tras un cambio en la salud y en la autonomía de un familiar o una persona cercana y querida. Tras este cambio, generalmente un familiar se hace cargo de la nueva situación y de los cuidados necesarios para mantener el bienestar de la persona que ahora necesita ayuda en sus actividades diarias. Los cuidadores de personas dependientes comienzan así a gestionar, organizar y coordinar una situación que con frecuencia es inesperada.  Y por ello, la vida de la persona que cuida cambiará y se reorganizará a nivel personal, laboral, familiar o social, según el grado de dependencia y la necesidad de atención o cuidado.

La sobrecarga de las personas cuidadoras

Los cambios que se producen en la vida de una cuidadora y el cuidar pueden llevar a cierto desgaste físico, emocional y psicológico. Es cierto que hay muchas personas que disponen de recursos personales para gestionar estos cambios y esta nueva situación y por lo tanto lo viven de manera satisfactoria.

Sin embargo, la mayoría de las cuidadoras que no han podido planificar la nueva situación la sobrellevan con ciertas consecuencias que afectan a su salud física y psicológica. 

Consecuencias de cuidar

Los cuidadores de personas dependientes en la mayoría de los casos no sólo cuidan o atienden a la persona, sino que también por ejemplo continúan su jornada laboral (con frecuencia la reducen), realizan labores diarias de su hogar y de la persona que cuidan o atienden a otros familiares. Y por todo ello, su labor diaria se intensifica enormemente. Realizar una gran carga de tareas diarias puede sobrepasar a la persona cuidadora. Y esta carga de trabajo que se asume puede tener unas consecuencias tanto físicas como psicológicas de gran desgaste para la cuidadora. Prevenirlas será la clave para mantener el bienestar y no asumir la sobrecarga como algo natural. Veamos estas posibles consecuencias de cuidar con detalle:

Consecuencias físicas

Cuidar a una persona en situación de dependencia requiere frecuentemente de un gran esfuerzo físico por supuesto dependiendo del nivel de autonomía y del grado de dependencia de la persona. Este esfuerzo prolongado puede generar ciertos problemas y deterioro en nuestra salud general. Algunos de ellos son:

  • Cansancio y agotamiento continuado. Falta de energía.
  • Problemas del sueño.
  • Problemas de salud como por ejemplo dolores de cabeza, problemas musculares o digestivos.
  • Dificultad de concentración.
  • Consumo de sustancias de forma descontrolada.

Consecuencias psicológicas y emocionales

Los problemas emocionales en los cuidadores de personas dependientes son muy frecuentes y en ocasiones no se tratan como deberían, no se les presta la misma atención que a los problemas físicos. Desde aquí recomendamos pedir ayuda si percibís ciertos cambios (por ejemplo ira, ansiedad o estrés) como cuidadoras o en una persona que cuida. Veamos algunos:

  • Cambios en el estado de ánimo.
  • Desatender las propias necesidades por falta de tiempo.
  • Centrar la vida en los cuidados que se ofrecen.
  • No relajarse aunque disponga del apoyo necesario.
  • Desinterés por las actividades satisfactorias.

Consecuencias familiares y sociales

Las situaciones de estrés y conflicto con otros que pueden surgir en una situación de cuidados se relaciona con el estilo de resolución de conflictos, el entendimiento de la enfermedad del familiar o las estrategias que se utilizan en el día a día. En ocasiones, la percepción de ayuda del resto de los familiares o de comprensión es inferior a la deseada. Y como consecuencia, la persona cuidadora siente otra fuente de estrés añadida. Además, si no se toman las medidas oportunas y se planifican los cuidados, pueden reducirse las relaciones sociales y las actividades de ocio y tiempo libre, aplazando el propio proyecto vital. Todo ello empeora el bienestar emocional e intensifica los problemas asociados a cuidar.

Prevención de la sobrecarga de los cuidadores de personas dependientes

Desde MimoOnline entendemos que la prevención es la clave para gestionar adecuadamente una situación de cuidados. ¿Y cómo podemos llevarlo acabo? ¿cómo podemos prevenir esta sobrecarga y sus consecuencias?

Cuidadores personas dependientes

Autocuidados

Cuidarse a uno mismo es fundamental en cualquier momento de la vida y en cualquier circunstancia. En una situación de cuidados es incluso más importante porque para atender y cuidar a otra persona tenemos cuidarnos a nosotros mismos en las circunstancias que implica cuidar. Autocuidarse conlleva:

  1. Mantener unos hábitos de vida saludables. Es decir, mantener una alimentación equilibrada y sana, realizar ejercicio de forma moderada y descansar lo necesario.
  2. Prevenir problemas físicos y lesiones. Tomando las medidas oportunas como acudir al médico en caso necesario o conocer ciertas pautas para movilizar a una persona podremos conseguirlo.
  3. Manejar adecuadamente las emociones. Los cuidadores de personas dependientes podéis experimentar ciertas emociones tanto positivas como negativas. Por ejemplo sentirnos tristes o culpables es común al cuidar. Aprender a gestionarlo nos ayudará a prevenir consecuencias futuras y mantendremos nuestro bienestar.
  4. Realizar actividades de ocio y tiempo libre. Como cuidadoras es importante continuar en la medida de lo posible con nuestro proyecto de vida. Mediante una adecuada planificación de los cuidados y la ayuda correspondiente podemos conseguir un poco de tiempo para realizar las actividades gratificantes y valiosas que contribuyen a mantener nuestra calidad de vida.

Medidas para prevenir la sobrecarga

A continuación os ofrecemos alguna medidas que se pueden tomar para prevenir el desgaste físico y psicológico frecuente al cuidar.

  • Información sobre la enfermedad o patología de la persona que cuidamos. Conocer la patología de la persona que cuidamos nos otorga una mayor seguridad en cuanto a los cuidados que ofrecemos. Disponer de información sobre la patología o patologías concretas, los síntomas, los tratamientos, la medicación y sus efectos secundarios, etc. nos ofrece la posibilidad de conocer de forma más específica la situación real de la persona en situación de dependencia. Y esto nos aporta seguridad al cuidar y control de la situación.
  • Organización y planificación de los cuidados. La elaboración de un plan de cuidados es beneficiosa para la gestión de la propia situación, para la persona que cuidamos y para nosotros mismos. Además de prevenir la sobrecarga de los cuidadores de personas dependientes, se gestiona el tiempo de cuidados adecuadamente, se satisfacen las necesidades de la persona que cuidamos, se consigue tiempo libre, de ocio, de descanso y se consigue también tomar las decisiones adecuadas.
  • Pedir ayuda si es necesario. Hemos comentado que en una situación de cuidados, la gran cantidad de tareas a realizar y la carga emocional que puede conllevar implica un desgaste importante en nuestra vida. Desde aquí os recomendamos pedir ayuda lo antes posible, antes de llegar al límite, antes de sentiros sobrecargados. Esta ayuda puede pedirse a las personas que nos rodean (familiares, amigos, personas de confianza…), a la comunidad en la que residimos (desde el apoyo formal de ayuda a domicilio hasta los grupos de ayuda mutua que ofrecen las distintas entidades) o a los diferentes profesionales como médicos o psicólogos. Recordad que sin el apoyo necesario, la situación de cuidados puede superarnos.

Para terminar, queremos recordaros que cuidar a una persona en situación de dependencia conlleva una gran carga, no sólo de trabajo, sino a nivel emocional que puede afectar negativamente a nuestro propio bienestar. Así que si cuidas, déjate cuidar, pide ayuda si lo necesitas. Aquí lo hacemos posible.

 

Fuentes:

Know Alzheimer

Envejecimiento en Red

 

 

Etiquetas: , , , ,


mimoonline

MimoOnline es una consultoría integral online de geriatría y psicogerontología. Un espacio para resolver dudas, solicitar información y orientar en el cuidado de personas mayores y de personas en situación de dependencia.


mimoONLINE

Calle Hernán Cortés, 33
C.P.: 50005 Zaragoza
Tel. 976 423 935
Email: info@mimoonline.es

Puedes seguirnos en:


Sitio web realizado por Open-Ideas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies